Tres actividades para hacer con niños en otoño-invierno, dentro y fuera de casa


Comienza la época de frío y con ella la necesidad de pensar en planes diferentes a los del resto del año. Para echarte una mano, hemos recopilado 3 actividades para el otoño-invierno que podrás hacer en familia y con los que los peques se divertirán y a aprenderán a partes iguales

Pasada ya la operación “vuelta al cole”, con el cambio de hora llegan también la bajada de temperaturas y los fines de semana de estar a resguardo. Pero el invierno, especialmente en algunas zonas de la Península, puede ser muy largo. Por esta razón, conviene pensar en planes que se puedan hacer con niños, más allá de ir al cine o estar metidos en un centro comercial.

Y es que si hay algo que gusta a los peques, eso es jugar al aire libre. Pero, ¿sabes que es lo mejor? Que estar en la calle les ayuda desarrollar su autonomía y creatividad, mejora su estado físico y también su salud.

Sí, sí, lo sé: en invierno llueve y hace frío. Lo mismo que sé que hay días de perros que no se puede ni salir de casa. Pero, en general, el frío se puede combatir con un buen abrigo, guantes, gorros, bufandas y, en caso de que llueva mucho, las típicas katiuskas o botas de agua, con las que, además, pueden saltar los charcos sin problema. Porque sí, saltar charcos es una estupenda actividad y…¡ a los peques les pirra!

Vamos a recoger castañas y hojas

Actividades con niños en otoño e invierno

 

Especialmente en otoño, pero también durante las primeras semanas de invierno, recoger castañas puede ser de lo más divertido como actividad para hacer con los peques. Y lo mejor es que en la mayor parte de la Península, gozamos de un montón de lugares para poder hacer esta actividad, sin necesidad de ir muy lejos de casa. Además, donde hay castañas, también hay hojas y de muy diversos colores. ¡Son los colores del otoño!

Viste a los peques con prendas con las que se sientan cómodos y, dependiendo del frío, opta por un chubasquero o por un abrigo. Para estos casos, el típico husky o un chaleco con un jersey abrigadito, son la mejor opción. Si hace algo de aire, no te olvides de llevar un gorro para que no se les queden frías las orejitas.

Los principales beneficios de recoger castañas y hojas es que los peques son capaces de caminar durante largo rato, mientras se entretienen, por lo que hacen ejercicio sin darse cuenta. Además, descubren que las castañas no son sólo esos frutos que ya comen pelados, sino que vienen envueltos en una capa con pinchos, que hay que aprender a coger con cuidado. Mientras lo hacen, también descubren los diferentes colores y variedades de hojas; aprender a tener cuidado de dónde pisan y respiran aire puro.

Por las vías verdes

Aunque algunos sólo asocian este tipo de actividad a la primavera o al verano, lo cierto es que el espectáculo natural que te puedes encontrar cuando caminas por una vía verde, bien merece la pena dejar la pereza a un lado y salir a pasear con tus hijos. Abrígales y lleva siempre contigo un kit de gorro y bufanda, por si hace frío o viento.

Además, están diferenciadas por niveles, por lo que en función de la edad de tus hijos, podrás hacer unas u otras. Y, lo mejor, es que muchas de ellas cuentan con algún centro de interpretación al comienzo o al final de las mismas, por lo que además de caminar y disfrutar de la naturaleza, con los beneficios que esto tiene, también podréis estar al resguardo y hacer las diferentes actividades lúdicas que proponen en estos lugares, a cubierto y en familia.

Y con todo esto…ahora disfrutamos en casa

 

Muchas veces, una actividad al aire libre no termina cuando vuelves a casa, sino que puede continuar en ella. Por ejemplo, en el caso de que hayas ido a por castañas, cuando volváis a casa las podéis sacar de su caparazón y cocinarlas. Asadas están muy ricas y son muy nutritivas, pero si lo prefieres, también se pueden hacer a modo de sopa o utilizarlas en algún postre casero. Por tanto, son ideales para la salud,pero también para desarrollar la motricidad fina y la creatividad, mientras las cocináis en familia.

Lo mismo sucede con las hojas que hayas recogido en la calle. Podéis hacer con ellas collages de otoño-invierno o secarlas para, después, colocarlas a modo de decoración en el próximo cumpleaños. ¡Las manualidades caseras en familia siempre son un buen plan!

Eso sí, para cualquiera de estas dos actividades, no te olvides de tener una bata a mano, de manera que si se manchan, no se ensucien la ropa.

Dile adiós a la pereza

Ya ves que son planes sencillos, pero muy divertidos y para disfrutar en familia. Además, son actividades gratuitas que puedes hacer en cualquier época, pero que durante el otoño-invierno son perfectas para no estar todo el día en casa. Anímate y nos cuentas.

×